top of page
  • camafi74

DESAPRENDER PARA APRENDER: EL DESAFÍO DE TRANSFORMAR LA EDUCACIÓN

Al perpetuar el sistema tradicional limitamos la preparación de los alumnos para el futuro (Por Laura Lewin).


En un mundo en constante evolución, donde los avances tecnológicos y las transformaciones sociales son moneda corriente, la educación se enfrenta a un desafío impostergable: la necesidad de transformarse. El sistema educativo tradicional, arraigado en prácticas centenarias, ya no logra satisfacer las demandas y las necesidades de los alumnos de hoy.



Si seguimos perpetuando este sistema que no involucra ni motiva a los estudiantes, nos arriesgamos a condenarlos a un futuro incierto, carente de las habilidades y competencias esenciales para enfrentar los retos que vendrán.


La motivación es uno de los pilares fundamentales para el éxito en la educación. Sin embargo, el sistema tradicional tiende a aplastarla en lugar de nutrirla. La enseñanza centrada en la memorización y la repetición de información desalienta el pensamiento crítico y la creatividad. Los alumnos se ven atrapados en una espiral de aburrimiento y desinterés, ya que no pueden relacionar lo que aprenden con su vida cotidiana o sus aspiraciones personales. Esto conduce a una desconexión entre el proceso educativo y la realidad, erosionando la motivación intrínseca y dificultando el desarrollo integral de los alumnos.



24 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page